Diseño Web que promueve el crecimiento

Índice de contenidos

  1. ¿Qué es el Growth-Driven Design?
  2. ¿Cómo era hasta ahora el diseño de páginas web?
  3. ¿Cómo funciona cada elemento?
  4. Proceso de mejora continua con Growth-Driven Design
  5. Ciclos del Growth-Driven Design
    • Primer paso del ciclo: Planificación
    • Segundo paso del ciclo: Desarrollo
    • Tercer paso del ciclo: Aprender
    • Cuarto paso del ciclo: Transferir la información
  6. 6 errores en el Growth-Driven Design que no debes cometer

El diseño de tu página web es clave para sacar el máximo rendimiento a la que es sin duda tu herramienta más poderosa de marketing. Hoy en día, apenas existen clientes que no busquen información sobre los productos o servicios que quieren comprar o contratar a través de Internet. Por otro lado, cada día se tienen unas expectativas más altas sobre cómo deben ser las webs. De hecho, la mayoría de los usuarios en pocos segundos deciden si continuarán navegando en tu web, o saldrán y buscarán lo que necesitan en otra. Por lo tanto el diseño no puede ser casual, sino que se tiene que cuidar al detalle. Pero una vez que se ha conseguido el resultado deseado, hay que seguir trabajando. No puedes pensar que dicho diseño va a seguir siendo válido en los siguientes años, ni siquiera en los siguientes meses, incluso a veces se queda obsoleto antes. Para evitar que esto te suceda, te interesa conocer qué es el Growth-Driven Design.

¿Qué es el Growth-Driven Design?

INBOUND MARKETING (2)-1

El Growth Driven Design es la tendencia en diseño web  más actual. Hoy en día los mejores profesionales del sector apuestan por este tipo de técnica. Para entender mejor en qué consiste solo tienes que fijarte en su traducción que sería algo como Diseño que promueve el crecimiento. Y en eso consiste precisamente, en un mantenimiento y rediseño constante para conseguir el mejor rendimiento a la web.

Al final se trata de conseguir que la web se adapta a lo que pide el usuario y a las necesidades de tu negocio.

¿Cómo era hasta ahora el diseño de páginas web?

Hasta ahora se solía invertir bastante tiempo y dinero en diseñar una web. Después de un periodo de tiempo, de entre 1 y 3 años, se comenzaba el trabajo de rediseño web que a su vez solía tardar en estar listo entre 3 y 6 meses, entonces se lanzaba la nueva web, y hasta que pasaba más de un año no se volvía a tocar.

Claro que, con lo que avanza el mundo tecnológico, y todo lo que lo rodea, en ese tiempo la página se quedaba obsoleta. Además, lo hacía mucho antes de los que imaginas.

El diseño web tradicional entrañaba una serie de riesgos, como estos:

  • Un alto coste que hay que abonar por adelantado.
  • Presupuestos que se van de las manos por el tiempo que tarda en completarse el proyecto.
  • Retrasos en los plazos.
  • Un tiempo en el que se trabaja en la web en el que no se obtienen resultados porque no ha sido lanzada.
  • La web se cambia por completo confiando en que se acierte en la fórmula utilizada, pero no se prueba ninguno de esos cambios para conocer su eficacia.
  • Frustración, ya que no compensan los resultados el tiempo y la inversión económica que se ha realizado.

Es decir, en aquel tiempo el trabajo se basaba prácticamente en meras hipótesis que se esperaba que se cumpliesen. Todo sería diferente si los cambios fuesen constantes y se evaluará su funcionamiento. Es posible que esa fuera la idea que hiciera nacer el  Growth-Driven Design.

¿Por qué es mejor el Growth-Driven Design?

 Si no sirve el diseño tradicional, qué hacer. Muy sencillo utilizar una alternativa que te ayude a evitar todos los riesgos que hemos comentado en el apartado anterior. Será aquella que te permita obtener mejores resultados para tu web. Que además no tengas que esperar durante meses hasta que está todo listo y, sobre todo, hasta saber si realmente funciona.

Esa alternativa se llama Growth-Driven Design. Ya no hay que esperar años para efectuar cambios en la web, sino que se implementarán de manera constante y uno por uno. Es un ciclo que vuelve a empezar una vez que concluye.

Los 3 pilares sobre los que se sustenta el Growth-Driven Design son:

  • Reducir los riesgos que implica el diseño tradicional.
  • Aprender de manera constante,
  • Que los departamentos de Marketing y Ventas estén al tanto del conocimiento que se adquiere.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete

Proceso del Growth-Driven Design

Repasamos los distintos pasos del proceso de Growth-Driven Design:

 

INBOUND MARKETING (1)-1

1. Revisa tu web

Para saber cómo avanzar, primero necesitas saber lo que has conseguido. Debes hacer un riguroso análisis del diseño de tu página, de marketing y de las ventas que estás consiguiendo.

Es clave para realizar un adecuado rediseño saber qué se ha hecho con anterioridad, qué funcionó y qué no tuvo tanto éxito. Debes empezar por sentarte con el diseñador web, con el responsable en tu empresa de la página y con el departamento de marketing y ventas. En esa reunión estudia tus estrategias y los datos obtenidos, registra toda la información.

Cuando analicéis de manera rigurosa este informe sabrás por dónde empezar. Además, tener claro el punto de partida servirá para conocer los avances que vas consiguiendo.

2. Diseña un Heat Meap Software

Un Heat Meap Software es un programa que dispone de dos dimensiones y que se utiliza para representar el data y los valores. Consigues un resumen visual e inmediato de toda la información que necesitas para rediseñar tú web.

3. Cuenta con un experto

Como cualquier otro trabajo, el de Growth-Driven Design necesita expertos en la materia que lo puedan realizar. Se trata de un trabajo en equipo, en el que, como decíamos, debe participar un experto en GDD, el diseñador de la web, la persona responsable de la web de tu empresa y los departamentos de Marketing y Ventas.

4. Establece la estrategia adecuada

Establecer una estrategia es imprescindible para sacar el máximo partido al Growth-Driven Design. Ten en cuenta estos puntos a la hora de crearla:

  • Marca tus objetivos. Debes tener claro desde el principio qué objetivos tiene que cumplir tu web. Qué estás consiguiendo y en qué quieres mejorar. Sin olvidar la repercusión que tendrá este proceso en los departamentos de Marketing y Ventas de la empresa.
  • Cliente potencial. Debes definir cómo es tu cliente ideal, el GDD se centra en la experiencia de usuario, por lo tanto, ten claro cómo es para poder conocer las acciones que tendrás que emprender.
  • Analiza con rigor cómo funciona tu web, cuáles son tus puntos fuertes, y los débiles.
  • Saber cómo llegar a tus usuarios. Debes saber cómo llegar a tus usuarios, para lo cual es imprescindible conocerlos a fondo.

Para tener claro este último punto, repasa los siguientes:

  • Qué información vienen a buscar a tu web los usuarios,
  • Qué recorrido hasta la compra realiza cada uno de esos posibles clientes.
  • Qué puedes ofrecerles a lo largo de dicho recorrido.
  • Cómo puedes crear una propuesta valiosa para cada uno de los clientes en potencia.
  • Desde qué dispositivos realizan tus posibles clientes las búsquedas.

Cuando encuentres las respuestas a todas estas cuestiones, podrás saber cómo funcionan los usuarios que entran en tu web y además te ayudará a diseñar la estrategia de toda tu página.

Desarrolla una estrategia global para tu compañía, y otra para cada una de las páginas que tiene tu web, principalmente para aquellas a las que se accede desde la Home.

5. Crea una lista de deseos

Después de elaborar la estrategia que vas a desarrollar, es necesario que crees una lista de deseos. Para conseguirlo, ordena toda la información que ya habéis recopilado. Reúne a tu equipo y que haya un intercambio de estímulo y de ideas, para tener claros los cambios que deseáis implementar y los puntos que debe cumplir tu web.

Los expertos recomiendan que intentes en esta reunión empezar de cero y olvidar tu web actual. Además, por ahora no tengas en cuenta ciertas limitaciones como el tiempo disponible, lo difíciles que serán los cambios o el presupuesto con el que cuentas.

Es cierto que una vez que concluya la reunión, tendrás una lista muy larga de ideas para tu página. Es difícil que las puedas aplicar todas de una vez, pero no descartes ninguna, con el tiempo las podrás implementar todas.

Pero la lista será el punto de partida. Prioriza y empieza a aplicar las acciones que consideres más importantes. Ordena el resto del listado y tendrás claro el trabajo que habrá que realizar durante los siguientes meses.

6. La Plataforma de Lanzamiento

startupCuando tú contratas el diseño de una web tradicional el trabajo termina cuando es lanzada la página, pero esto no ocurre con el Growth-Driven Design. Con este sistema de diseño se intenta lanzar cuanto antes la plataforma de lanzamiento. Es una página en la que aparecen los elementos más importantes de la web y que será el principio, desde ese momento se iniciará un proceso de mejora continua.

No sería bueno querer lanzar una gran web con todos las ideas que has recopilado, ya que tardarías mucho tiempo en tenerla lista. Sin embargo, con la plataforma de lanzamiento todo será más rápido. Además, con ella podrás empezar a tener datos de su funcionamiento para seguir mejorando.

Hay plataformas de lanzamiento más sencillas y otras más elaboradas, depende en buena medida del “resultado final” que deseas conseguir.

¿Qué elementos incluir? Aquellos que tienen más peso en el resultado final que deseas alcanzar. Piensa que de todo ese listado, habrá muchos puntos que sean pequeños cambios, así que apuesta por empezar por los más importantes.

Puedes elaborar una primera lista de elementos imprescindibles, una segunda de elementos convenientes y una tercera con el resto. Estás listas son imprescindibles, no solo para saber cómo debe ser tu plataforma de lanzamiento, sino también para que no se retrase, algo que sucederá si empiezas a incluir un sinfín de elementos.

 ¿Cómo funciona cada elemento?

Después de desarrollar el trabajo que has visto en el punto anterior, debes determinar cómo cada elemento se encuentra relacionado con las metas que te has propuesto y con el público al que deseas llegar con tu web. Este informe debería incluir estos 4 puntos:

  1. El impacto esperado. Es un número que indica el valor que el usuario conseguirá de ese elemento y el impacto que tendrá a la hora de conseguir sus objetivos.
  2. El esfuerzo que se requiere. Un valor que muestre los recursos, el tiempo y las dificultades que ha conllevado el elemento.
  3. Las métricas medidas. Utilizar métricas que te permitan determinar cómo funciona el elemento en cuestión.
  4. Cuándo se completa. Determinar los puntos que hay que seguir para dar por completada la prueba del elemento.

Cuando ya tienes definidos todos los elementos que debes incluir en la plataforma de lanzamiento, tendrás que determinar cuál será el mensaje y el contenido, la arquitectura de la web, la experiencia del usuario, trabajar en el diseño y desarrollo y controlar su calidad.

Proceso de mejora continua con Growth-Driven Design

Cuando ya has lanzado tu plataforma debes empezar con el trabajo de Growth-Driven Design, es decir con ciclos continuos de experimentación y aprendizaje para conseguir una mejora continua.

Es el momento de retomar las dos listas de deseos, la que incluye aquello que es conveniente que implantes y la que incluye el resto de ideas. Eso sí, ten en cuenta que ninguna de las tres listas, que de alguna manera componen la lista de deseos, es una lista definitiva. Debes revisarlas con frecuencia, no solo para implementar los cambios, sino también para introducir nuevas ideas que irán llegado según vaya funcionando tu página y puedas analizar los datos obtenidos.

Debes tener en cuenta que el principal criterio a seguir es analizar el comportamiento de quienes visitan tu web, el tiempo que permanecen en ella, que páginas visitan, si rellenan algún formulario, el contenido que consideran más interesante… A partir de ahí, implementa los cambios que consideres necesarios en esas listas de ideas con las que estás trabajando.

Ciclo del Growth-Driven Design

Ahora vamos a repasar los pasos del ciclo de mejora continua de tu página web, no pases por algo ninguno de ellos.

INBOUND MARKETING-2

1. Primer paso del ciclo: Planificación

Gracias a la planificación vas conocer los elementos de tu página que tienen un mayor impacto. Presta atención a estos puntos:

  • Rendimiento y objetivos. Debes establecer una comparación entre cómo funciona tu web y lo que pretendes conseguir con ella.
  • Investigación. La investigación es clave para conocer los cambios que debes implementar en tu web.
  • Colaboración de departamentos. La participación de los departamentos de Marketing y de Ventas es vital para conocer la experiencia de usuario, es decir cuáles son las partes de tu web que tienen más visitas o qué contenido gusta más a tus usuarios. Haz reuniones frecuentes en las que se intercambie este tipo de información.
  • Objetivos realistas. Es importante que establezcas objetivos realistas, como mejorar el número de conversiones, personalizar la web para que se adapte a cada usuario y optimizar su experiencia.

Una vez más, recalcamos los fundamental que resulta que todos los cambios que determines que debes implantar los coloques en un listado por orden de prioridad.

2. Segundo paso del ciclo: Desarrollo

En la etapa de desarrollo debes empezar a implementar los elementos que hay en tu lista de planificación, empezando por los más importantes. Cada cambio que introduzcas es necesario que compruebes si ha sido realizado de manera correcta y cómo afecta al resto de la web.

3. Tercer paso del ciclo: Aprender

Una vez que has llegado hasta aquí, tienes que analizar todos los cambios realizados. El objetivo es conocer si has acertado, si te han dado los beneficios que pensabas, si el orden de prioridad era el correcto, si has fallado o si necesitas cambios en los que no habías pensado.

En definitiva, debes tener claro lo que has aprendido hasta el momento.

4. Cuarto paso del ciclo: Transferir la información

Es el momento de comunicar a los departamentos implicados de la empresa la información que has obtenido. Analiza cómo se comportan los usuarios y utiliza esa información para mejorar.

Llegados a este punto el trabajo no ha terminado, sino que todo el ciclo comienza de nuevo.

6 errores en el Growth-Driven Design que no debes cometer

Puede parecer suficiente saber lo que debes hacer para no cometer fallos, sin embargo, no siempre lo es. También resulta conveniente tener claro lo que no debes hacer, de esta manera conseguirás detectar posibles errores, como los que repasamos a continuación.

FEDELIZA A TUSCLIENTES CONMARKETING AUTOMATION (1)-2

1. No hacer un análisis de tu web

Si no analizas tu web no sabrás lo que debes cambiar. Analizar conlleva un estudio profundo, no un vistazo rápido. Detecta tus fallos y corrígelos lo antes posible. Incluso si no están en la lista de deseos, debes darles prioridad.

2. No tener objetivos claros

No definir los objetivos te llevarán a no saber qué camino seguir. Tu estrategia no se puede dejar a la casualidad. Si lo haces, cambiarás cosas por cambiar y el trabajo será baldío. Recuerda que en el marketing todo objetivo debe ser específico, medible, alcanzable, relevante y con un límite de tiempo determinado.

Comienza con los puntos débiles de tu web y diseña una estrategia adecuada basada en tus objetivos.

3. No tener en cuenta los ciclos del Growth-Driven Design

Ya te hemos mostrado que el GDD conlleva un ciclo de mejora continuo. Debes seguir el proceso, no saltarte ninguna etapa y trabajar en cada una de ellas.

4. No conocer a tu público objetivo

Un error muy habitual es diseñar la web basándote en tus necesidades. Pero no puedes olvidar que el trabajo que estás desarrollando no es para ti, sino para tu público objetivo. De esta forma, es fundamental que tengas en cuenta todas las necesidades de tus usuarios. Conoce bien a esos clientes potenciales y clientes reales que visitan tu página.

5. No ensayar con la plataforma de lanzamiento

Te hemos explicado todas las ventajas que representa contar con una plataforma de lanzamiento, pero aún así hay quienes se saltan este paso. No lo hagas, trabajar con la plataforma de lanzamiento te ayuda a que el proceso de mejora constante sea más eficaz y te da una información tan valiosa que te saldrá muy caro prescindir de ella.

6. Pensar solo en el aspecto de tu web

Dicen que la primera impresión es la que cuenta, y es cierto, pero no es lo único importante. De esta forma, sería otro error centrarte solo en la apariencia de la página, que es importante y no la debes descuidar, y pasar por alto el resto de la web.

Con la web debes lograr que los usuarios recorran las tres etapas del ciclo de compra:

  • Etapa de concienciación. Se trata de analizar los problemas más comunes que suelen tener tus posibles clientes y darles los recursos que necesitan para que encuentren la solución.
  • Etapa consideración. Da a los usuarios el contenido que precisan para saber que tu producto o servicio es perfecto para resolver su necesidad.
  • Etapa de decisión. En este momento tu cliente está preparado para la compra y tu le darás toda la información que necesita para decidirse por tu producto o servicio.

El Growth-Driven Design es el futuro, el rediseño constante de tu web te llevará a obtener los mejores resultados, pon en práctica todo lo que hemos visto y tu página marcará la diferencia.

 Descargar Ebook Introducción al Growth Driven Design

Etiquetas: Diseño impulsado, Diseño páginas web, diseño web


Post Relacionados

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!