Errores en el Growth-Driven Design que no debes cometer

Cuando navegas por Internet en ocasiones percibes que las webs que visitas se han quedado obsoletas. Puede que cuando se diseñaron contasen con las últimas novedades y el diseño más actual, pero años sin apenas cambios han llevado a que se queden muy atrás. Que esto ocurra es lamentable, ya que la web de cualquier empresa es una de las herramientas más poderosas en su crecimiento. Otras sí tienen en cuenta que hay que rediseñar su página de manera continúa, pero no lo hacen de la manera correcta. Por eso, en este artículo te mostramos errores en el Growth-Driven Design que no debes cometer.

¿Qué es el Growth-Driven Design?

Antes de seguir adelante, te explicamos que el Growth-Driven Design consiste en rediseñar de forma continua tu web, de esta forma logras que siempre cuente con las últimas novedades en diseño y que se adapte a los hábitos de consumo de los usuarios.

Muchas empresas ya están aplicando el Growth-Driven Design, para trabajar siempre con las últimas actualizaciones y para realizar los cambios que sean necesarios. Pero como decíamos al principio, no siempre se hace de manera adecuada, como veremos a continuación.

6 errores en el Growth-Driven Design

Toma nota de todos los errores que debes evitar en tu estrategia de Growth-Driven Design.

1. No analizar tu web

El primer paso debe ser siempre analizar cómo está funcionando tu web para conocer sus puntos fuertes, y aquellos que se pueden mejorar. Después, una vez que hayas empezado a desarrollar tu estrategia, debes asegurarte de estar consiguiendo que mejoren.

2. No tener objetivos claros

La aplicación del Growth-Driven Design no se puede dejar a la casualidad, sino que conlleva tener claros los objetivos que se quieren conseguir, de no ser así, los cambios que se implementen no conseguirán los objetivos que estás buscando.

En el mundo del marketing cualquier objetivo debe ser específico, medible, alcanzable, relevante y con un tiempo determinado.

Parte de los puntos débiles de tu web y a partir de ahí crea una estrategia adecuada.

3. No tener en cuenta los ciclos del Growth-Driven Design

El GDD no es un proceso de un día, sino que debe pasar por diferentes etapas. En ocasiones te pueden entrar las prisas y querer ir demasiado rápido. Pero esto sería un error ya que pasarías por alto los ciclos de esta herramienta.

 

¿Te gusta lo que estás leyendo? Suscríbete

4. No conocer a tu público objetivo

Recuerda que la web no la haces para ti, sino para tu público objetivo. Si no tienes en cuenta sus gustos y necesidades, los cambios que ejecutes en tu página serán baldíos. Así que, empieza por estudiar a tus clientes y a tus clientes potenciales.

5. No ensayar con la plataforma de lanzamiento

El GDD da a los usuarios una plataforma de lanzamiento de mejora constante, utilizando los datos de los usuarios que visitan tu web. Para conseguir los mejores resultados es necesario hacer constantes pruebas. Hay que ensayar con la plataforma de lanzamiento, no hacerlo será un error.

6. Pensar solo en el aspecto de tu web

Es cierto que la imagen que transmite tu sitio es muy importante, y si no es la adecuada sería bueno corregir los errores. Sin embargo, no es lo único que debe importarte. La página debe llevar a los usuarios a través de su ciclo de compra, con sus tres etapas:

  • Etapa de concienciación. Evaluar los problemas más habituales de los posibles clientes y darles los recursos que necesitan para solventar dichos problemas.
  • Etapa consideración. Se le facilita un contenido que le haga ver que tu producto o servicio es lo que necesita.
  • Etapa de decisión. Le das a tu cliente potencial la ayuda que necesita para apostar por tu producto o servicio.

Ahora ya sabes qué errores no debes cometer, así que evítalos.

Descargar Ebook Introducción al Growth Driven Design

Etiquetas: growth driven design, grow driven design, web, Diseño páginas web, Página web


Post Relacionados

¿Y tú qué opinas? ¡Déjanos aquí tus comentarios!